Las bodas tras el COVID-19 son posibles e igual de especiales

Muchos meses de preparación, muchas horas dedicadas a imaginar ese gran día, muchos nervios porque todo salga bien. Siempre asumes que existirán problemitas de última hora que no puedes controlar pero, nadie contaba con que ese inesperado problemita de última hora sería algo así. Las preocupaciones se incrementan, la toma de decisiones es necesaria para celebrar bodas tras el COVID-19.

El amor en los tiempos del COVID-19 es posible

Lo más seguro es que hayáis tenido que aplazar vuestra boda y, aun así, seguiréis preocupados por si las cosas saldrán bien. Es normal tener dudas por esta situación, es algo nuevo frente a lo que no sabemos bien cómo actuar. Sin embargo, ya podemos decir que en Ellegantia tenemos un protocolo de actuación en bodas que funciona. ¡Comprobado! Ya lo aplicamos en nuestra primera boda en esta “nueva normalidad” y fue todo un éxito.

Para organizar este evento partimos de las normas establecidas en el BOJA y las adaptamos a nuestra situación. Diseñamos un proyecto que permitiera mantener la distancia de seguridad e implicara el menor contacto directo entre los invitados.

Nuestra actuación fue agrupar a los invitados por núcleos familiares para así mantener los grupos que normalmente están en contacto y evitar, en la medida de lo posible, el contacto entre personas que no se ven frecuentemente. Para ello tuvimos el “Seating” presente en todo momento agrupando a los invitados según la mesa en la que estaban sentados.

¿Cómo se desarrolló el evento?

A la entrada de la finca se encontraba el “Seating” en el cuál poder consultar la mesa en la que estabas ubicado. De esta manera, ya sabiendo tu mesa, solo tenías que dirigirte a la zona en la que indicaba el nombre de la misma. También se encontraba a la entrada un cartel que recogía las normas recomendadas de actuación y se explicaba cuál era el protocolo a seguir durante el evento. ¡Qué no quede duda!

Carteles indicadores de mesa en la ceremonia

La ceremonia…

La ceremonia se organizó por mesas, manteniendo la distancia de seguridad establecida entre unas y otras y se indicó a qué mesa correspondía cada grupo de invitados e invitadas. De igual manera, el pasillo central se encontraba cerrado para que los invitados solo accedieran por un punto de acceso: los laterales. Además, se aseguró la distancia recomendada en todo momento entre los distintos núcleos familiares, entre los novios y sus invitados y con los maestros de ceremonia.

El cóctel y la cena…

En esta parte del evento se siguió la misma distribución tanto para el cóctel como para la cena: mesas asignadas desde que accedieron al recinto de celebración para cada grupo de invitados e invitadas con  la recomendación de usar la mascarilla solo para desplazamientos fuera del espacio asignado a cada grupo.

El equipo profesional…

Por nuestra parte, y la de los demás trabajadores, se mantuvieron las medidas de seguridad e higiene establecidas; en todo momento mantuvimos las mascarillas puestas y la desinfección de manos estuvo muy presente. Incluso, en el puesto de limonada, contábamos con una de nuestras chicas atendiendo a los invitados para que el contacto fuese mínimo, con guantes y gel en todo momento.

Puesto de limonada con las medidas adecuadas establecidas por sanidad para esta nueva normalidad

Realmente podemos decir que fue una boda normal, ¿la diferencia? Ninguna, porque a estas alturas ya estamos más que acostumbrados a usar el gel hidroalcohólico y las mascarillas.

No solo lo decimos nosotras, las chicas de Docevisual, las encantadoras fotógrafas del evento, también opinan así:

“Para nosotras fue una boda normal, lo único que manteniendo las distancias y llevando una mascarilla puesta, por lo demás fue totalmente normal. En las casas, tanto en la de él como en la de ella nos ofrecieron gel hidroalcohólico y durante el evento había bastantes botecitos por todos lados. El evento estuvo genial, en todo momento nos sentimos muy cómodas con el equipo de protocolo y las chicas de Ellegantia.”

Servicio de protocolo. Importancia de tener un apoyo y una coordinación en las bodas tras el covid.

Con estas medidas, y con nuestro protocolo de actuación, conseguiremos que ese día sea tan especial como siempre lo has imaginado. No te preocupes por tener 100 invitados o 300, que solo te preocupe disfrutar de ese día porque, como siempre decimos: “ya nos ocupamos nosotras de todo, vuestra única misión es disfrutar”.

Ahora sin duda el servicio de protocolo adquiere mayor importancia por la seguridad y comodidad tanto de los novios como de los invitados. Si quieres saber más, no dudes en contactar con nosotras sin compromiso. Estaremos encantadas de atenderte y ayudarte para conseguir que disfrutes al máximo de tu boda.

Nuestra directora junto a las normas establecidas para la celebración de bodas en la nueva normalidad

También queremos compartir la experiencia de nuestra pareja, desde que decidieron casarse hasta que por fin pudieron disfrutar de este maravilloso día:

«Cuando decidimos dar este paso en julio de 2019, tras 16 años como pareja, estábamos ilusionados pero muy desorientados ya que una boda no había sido nunca algo de nuestro estilo y por eso decidimos incluir a Ellegantia en nuestra organización. Pero jamás nos imaginaríamos la falta q nos iba a hacer y la gran ayuda que finalmente fueron para poder llevar a cabo este día y en estas circunstancias. Creo que de todo lo que buscamos para ese día, ellos fueron la mejor de las decisiones.

Hemos vivido mucha incertidumbre y dudas sobre si continuar o no, imaginamos que como muchas otras parejas en esta situación, pero Carmen siempre nos ha apoyado para seguir dando ideas de cómo hacerlo posible e informándose, más que nosotros incluso, para que se cumplieran las normas y todo el mundo estuviera seguro.

Una vez que pensamos en continuar y tras un encuentro con ella, para explicarnos qué medidas eran necesarias, nos agobiamos muchísimo pensando en que los invitados tendrían que estar separados en cada momento de la noche por grupos y pensábamos que estarían incómodos pero todo lo contrario, no esperábamos q finalmente todo fuera tan normal y que la gente estaría más tranquila si cabe.

Realmente, tal como hicimos las mesas, la gente no necesitaba salir de su grupo, ni siquiera lo habrían hecho si la situación fuese normal ya que los amigos, compañeros o familia, por norma pasan la mayor parte del tiempo solo entre ellos, puesto que son a los que conocen.

Lo pensaron todo de manera que se delimitaran las cosas pero como si fuera parte de la decoración, lo cual quedaba bonito y a la vez a los invitados les parecía divertido y estaban más cómodos por haber tenido en cuenta el bienestar de todos.

No podemos poner ninguna pega ya que si de normal es complicado organizar un evento de este tipo, en estas circunstancias hubiera sido imposible.

Os hablamos sobre todo de la organización, dada esta situación, pero dentro de lo que es una boda normal también fueron nuestra calma esa noche, no teníamos que ocuparnos de nada, estuvieron atentos a todo y pendientes de nosotros por si necesitábamos algo en todo momento.«

Beatriz & Alberto

ellegantia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *